El Vaticano acepta la incineración o Cremación de los Difuntos, mientras las cenizas se depositen en campo santo (cementerio) o en una Iglesia

El Vaticano acepta la incineración tras la muerte. “No ve razones doctrinales para evitar esta práctica, ya que la cremación del cadáver no toca el alma y no impide a la omnipotencia divina resucitar el cuerpo y por lo tanto no contiene la negación objetiva de la doctrina cristiana sobre la inmortalidad del alma y […]